Esposas Putas

Esposas  Putas
Una de ellas Puede ser tu Esposa

lunes, 26 de enero de 2015

La Puta de Mi Cuñada


Mi cuñada es una mujer normal, con dos hijos y esta un poco gorda pero lo que tiene es un grande y apetitoso par de tetas talla 34C, además de una boquita muy pequeña, que con una verga adentro, se ve súper rica.
 

Como comentan en varios casos, nunca vi con ojos de lujuria y de deseo a mi cuñada hasta hace un par de años, pues ella vive en el departamento de abajo, así que somos vecinos desde hace unos tres años. Hace dos años aproximadamente, un día que no fui a trabajar por enfermedad, mi esposa le pidió a mi cuñada que si por favor, me recordara que me tocaba mi medicamento a determinada hora, pues ella se tenia que  trabajar. 


Como estaba aburrido en casa y no me sentía muy bien, me fui a su casa y me pasé casi todo el día con ella, platicando de muchas cosas hasta que salió el tema del sexo y me preguntó qué tan buena era mi esposa para hacerlo, le contesté que muy buena, que la verdad no tenía queja alguna, añadiéndole me gusta tomarle fotos y videos mientras se lo hago.

Mi cuñada escuchaba con atención todo lo que le decía, luego comenzó a contarme con cuantos se había acostado y que no eran muchos, en realidad solo un ex novio, quien fue el que le quitó la virginidad y con su actual esposo, que el muy tonto cree que fue el primero pero que no habían hecho algo fuera de lo normal, ya saben, la del misionero, de “a perrito” y un poco de sexo oral, pues por cierto, no le gusta mucho mamar la verga pero sí le encanta que le hagan sexo oral y que eso sí, nunca se lo han hecho anal. Con la plática de confesiones cada vez más calientes, yo ya estaba con la verga bien parada y ella lo notó pero no me dijo nada.


Mi sorpresa fue que ella me pidió ver las fotos y los videos de mi esposa cuando tenemos relaciones, entonces le dije que fuéramos a mi casa; primero, ella no podía creer que su hermana hiciera esas cosas, ya que mi mujer no platica de temas sexuales con sus hermanas. Con eso, mi cuñada se sacó de onda pero se calentó mucho viendo una foto donde estaba mi mujer con un vibrador en la vagina mientras me la esta mamando, así que me pidió que le enseñara el juguete y eso hice. 

Al verlo, ella lo tocó con miedo y me decía que estaba muy grande, que eso no podría entrar en una vagina, entonces le comenté que cuando una vagina esta muy bien lubricada y abierta, sí le cabe una verga de muy buen tamaño, ya que este vibrador era de 8", que son unos 20 cm. Total que con la plática y con las fotos y los videos, yo la tenía bien parada y de nuevo, ella se dio cuenta y sorpresivamente, me pidió “enséñame tu verga”.

Eso hice, enseguida me dijo que la tenía más grande que la de su marido, eso me calentó más y le puse una de sus manos sobre mi miembro; al principio, ella no quería pero después me empezó a dar una rica masturbada mientras le comenzaba a acariciar las tetas por encima de la ropa. Después, ella se quitó la blusa y se desabrochó su bra, entonces le comencé a chupar sus ricas tetas, con esos delicioso pezones que tiene y estábamos en pleno faje cuando sonó el teléfono, era su otra hermana que le avisaba que llegaba en unos minutos a dejarle a mi sobrino, para que ella lo cuidara, así que ese día ya no pasó más.


Al siguiente día, ella me comentó que estaba muy mal lo que había pasado entre nosotros y solo le dije “pues fue el momento y nos dejamos llevar por el deseo”, después yo le contaba una que otra vez como me cogía a su hermana y aunque ella lo negaba, me di cuenta que con eso se ponía caliente. Pasaba el tiempo y no ocurría algo caliente, ni conversaciones ni nada hasta que un día me tuve que bañar en su casa y cuando estaba en la ducha, vi en su cesto de la ropa sucia, una linda pantaleta con su lindo aroma y no pude resistirlo, poniéndome muy caliente y empecé a hacerme una rica chaqueta hasta que me corrí en esa prenda.

Posteriormente, cuando ella salía de su casa, yo entraba con un duplicado de su llave, a buscar sus pantaletas usadas y cuál fue mi sorpresa al ver dos tangas muy pequeñas con su rico aroma, lo que me provocó correrme con una buena cantidad de semen sobre ellas. Así empecé a buscar su ropa interior, pantaletas, tangas y bras y me masturbaba hasta dejárselos bien llenos de mi leche, me calentaba pensar que se los ponía con mi leche toda seca y que sintiera que estaban mojados por mi semen.

Finalmente, un día me dijo “ya me di cuenta que te masturbas y te vienes en mi ropa interior”, enseguida pensé que se molestaría pero solo fue ese comentario, después yo aprovechaba cuando mi mujer no estaba para estar con mi cuñada y verla ya con ojos de deseo. Otro día, me armé de valor y la espié en la ducha, lo malo fue que se dio cuenta y se molestó bastante pero le dije que lo que había visto me había gustado mucho y así empecé a cada vez que podía y tenía la oportunidad de espiarla, lo hacía.


Así pasaron como nueve meses hasta que un día, mi esposa estaba en el hospital y yo tenía permiso de mi trabajo para estar cuidándola; ese día regresé a la casa cansado, enseguida mi cuñada subió a preguntarme cómo seguía su hermana y le comenté que bien, luego me pidió permiso de bañarse en mi casa, ya que se le había descompuesto su calentador y le contesté “ok, no hay problema, me voy a dormir”. Esperé unos cinco minutos a que ya se estuviera bañando y como no hay cerradura en la puerta, entré descaradamente a grabarla con mi teléfono celular mientras se bañaba; al instante, ella dio un grito y me empezó a decir que me saliera, que la dejara en paz pero claro que no la obedecí, pidiéndole que me dejara grabarla solo dos minutos y al fin aceptó pero no pasó algo más.

Al siguiente día, otra vez ella se estaba bañando cuando llegué y de nuevo, entré a verla pero esta vez, ella me retó diciéndome “a ver, tócame” y no podía creer lo que me decía, así que enseguida la comencé a tocar en su rica vagina, en sus tetas y a darle un rico beso, no me importó mojarme y echar a perder mi teléfono celular. Ella ya estaba muy caliente y me dijo “préstame un vibrador de mi hermana”, así que fui por él y regresé para darle doble placer a mi cuñadita, con el vibrador y con una rica mamada de coño, lo que disfrutaba bastante hasta que se vino; por suerte, dejé otra cámara grabando lo que pasó.

Ya en la noche, le enseñé a usar el vibrador y sí le gustó mucho, ya que lo disfrutaba tanto que se venía muy rápido, después le habló su marido avisándole que llegaría tarde, así que aproveché ese par de horas adicionales para que ella me hiciera una rica mamada, lástima que no es muy buena haciendo eso. Después, le regresé el favor dándole una buena mamada a su vagina y a ese rico ano, al que nunca se lo habían mamado pero no me dejó penetrarla por el culo. En su lugar, usé otro vibrador con ella, para ponerla a punto y después me la cogí pero no quiso que me viniera adentro, así que lo hice en sus tetas.

No hay nada más excitante que estar con una mujer prohibida, claro que mi mujer no sabe nada y el esposo de ella tampoco. 

Luego les contare como me a sido esto de estarme cogiendo a la puta de mi cuñada.

4 comentarios:

  1. Que buen par de Tetas se carga la puta de tu cuñada, y mira que son asi según no quieren y bien que terminan dando las nalgas.

    ResponderEliminar
  2. A que buen relato, pues tu cuñada es una Puta no cabe duda, son de esas putas que dicen que no pero bien que terminan dando las nalgas, Ya me imagino que el cornudo de su esposo ni en cuenta de que su mujer anda de Puta.

    ResponderEliminar
  3. La foto donde le estas agarrando una teta q que pezones tiene la puta, hasta me paro la verga, no tienes mas fotos o algun video de la puta de tu cuñada, espero que si y verla pronto en el blog.

    ResponderEliminar
  4. Puta no mames que pezones de esta puta, los tiene como una ex novia bien pinche zorra que tenia, A que rico no sabes que clase de paja me estoy haciendo a salud de esta cuñadita Puta, Pues se ve que le encanta la verga y el pendejo de su marido no se la da....

    ResponderEliminar